El civismo del cani no tiene límites

Hoy quiero hacer mi homenaje a ‘Fauna Mongola’ dedicando la entrada a esa especie (o plaga) que tanto abunda en España y muy especialmente en Andalucía: el cani.

El cani es ese especimen detestable que siempre va en manada y que suele ir ataviado con chandal, a poder ser Nike, pendientes de brillantes del chino y los hay, por qué no, que se atreven a utilizar gorras o viseras (estos son mis preferidos) y todo el oro que se encuentran por su casa para dar el punto a su sofisticado outfit.

Como actividades lúdicas tienen la petición de un euro (o los que se tercien) al estilo libre; el robo de llantas sincronizado, la navaja suiza y, cómo no, la apertura de coches artística entre otras. ¡Qué no se diga que no se saben divertir!

Pues bien, yo he tenido el privilegio de conocer esta última habilidad innata en la mayoría de ellos.

El domingo llegué a mi casa a las 18.00 hora zulú y dejé el coche en la puerta donde, además, hay una heladería que está siempre LLENA de gente. A las 21.00 horas, volví a bajar y mi coche, mi pobre fordfi ya no era el de siempre. Unos descerebrados, seguramente pertenecientes a esta especie anteriormente descrita y seguramente con una edad comprendida entre los 15 y 17 años, decidieron que mi pequeño coche de estudiante con modestos recursos económicos (a la vista está teniendo en cuenta que es un Ford Fiesta del año de la pera) había sido el elegido para hacer la fechoría del día. Sin miramientos optaron por  doblar la puerta del asiento del conductor, con la consiguiente rotura del cristal.

Cuando yo bajé a las 21.00 h., como decía, me encontré con mi coche abierto, todos los cristales esparcidos por el suelo y dentro del propio coche. UNA GRACIA. Por suerte ( si se le puede llamar así) no me habían robado nada. Allí estaban mis gafas de sol, mi paraguas y mis papeles.

Como consecuencia, he tenido que pagar para comprar una nueva puerta, que encima no es del mismo color de mi coche. Ahora mi Fordfi es del Barça muy a mi pesar…

Desde aquí confío en que la justicia divina o el karma hagan lo que tengan que hacer con estos desgraciados, que se dedican a hacer el mal por el mal sin pensar en consecuencias.

MuCHaS GracIaS CanIS, MUcHaS GRacIAS.

 

Anuncios

2 Respuestas a “El civismo del cani no tiene límites

  1. ME ha encantado esta entrada jajajajajaj =D

  2. vente pa’ Alemania que eso aqui no pasa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s